Pages - Menu

domingo, 30 de abril de 2017

Jaime Díaz Orihuela (4ta. parte)

De las breves alegrías,
de la música,
de la vida

La visita del maestro a Arequipa se dió el 25 de noviembre de 2016, una fecha para recordar por la gran emoción en el aire al escuchar las enseñanzas del maestro sobre la escala pentafónica que ha venido estudiando y usando en sus composiciones, emoción que se transforma en ser espectador de la muestra sonora que realizó, presentando 4 de sus obras para piano y voz, al piano el mismo compositor junto a la soprano Cristina Conde.

A continuación los registros de la visita del maestro al Conservatorio Regional de Música Luis Duncker Lavalle.

HACE TIEMPO

Hace tiempo que camino hacia a ti,
tanto es mi ilusión que no sé si aún estás
Hace tiempo que camino hacia ti
tanto es mi ansiedad que no sé si me esperas
Que no sé si tu alma
aún aguarda el amor.

Tanto caminar, soñándote mi amor
tanta decepción y tantas caídas
Sólo soy capaz de sentir
¡amor por ti!
¡Quiero tenerte otra vez!
¡Tenerte otra vez!


AL EMPEZAR ENERO

Al empezar enero éramos solos
junto a las rosas,
Y con la marea ausente de las constelaciones,
hacíamos espuma de promesas.

Era buscar,
el día a la ternura para encontrar,
la huella de la dicha.
Ahora quiero encontrar
la huella de tu ausencia
perdida en las arenas.

Y tus manos ya no me basta,
el día tras las horas reproduciéndote,
Ni recobrar promesas
mendigo los sueños tristes
De otras gentes
que cuentan para amarse.
Para amarse,
frases cortas y opacas


TOCO UNA MANO

Toco una mano y toco
todas las manos de la tierra,
Nada es distinto de tu rostro
de tu voz instantánea;
Y la fuerza del corazón
es también un resplandor
en el cielo.

El amor es idéntico
Así mismo, yo soy
Una multitud
Sobre la tierra.

Todo el amor es nuestro;
Toco una mano y toco
Toda la hermosura.

Yo soy amor
Yo soy amor…


LARGAS HORAS
(obra inspirada en Mariano Melgar y la gran angustia por el amor ausente)

Sin ver tus ojos mandas
que viva mi pecho triste;
Pero el no verte y tener vida
es imposible.

Largas horas
que sin ti paso son insufribles,
Vivo violento nada me gusta,
todo me aflige.

El sol me envía para alegrarme
luz apacible; mas sino trae
tu imagen bella de qué me sirve.

En mi retiro aguardo sólo
hasta que viste de negro luto
el orbe entero la noche horrible.

***


 











No hay comentarios:

Publicar un comentario