Pages - Menu

domingo, 30 de abril de 2017

Jaime Díaz Orihuela (4ta. parte)

De las breves alegrías,
de la música,
de la vida

La visita del maestro a Arequipa se dió el 25 de noviembre de 2016, una fecha para recordar por la gran emoción en el aire al escuchar las enseñanzas del maestro sobre la escala pentafónica que ha venido estudiando y usando en sus composiciones, emoción que se transforma en ser espectador de la muestra sonora que realizó, presentando 4 de sus obras para piano y voz, al piano el mismo compositor junto a la soprano Cristina Conde.

A continuación los registros de la visita del maestro al Conservatorio Regional de Música Luis Duncker Lavalle.

HACE TIEMPO

Hace tiempo que camino hacia a ti,
tanto es mi ilusión que no sé si aún estás
Hace tiempo que camino hacia ti
tanto es mi ansiedad que no sé si me esperas
Que no sé si tu alma
aún aguarda el amor.

Tanto caminar, soñándote mi amor
tanta decepción y tantas caídas
Sólo soy capaz de sentir
¡amor por ti!
¡Quiero tenerte otra vez!
¡Tenerte otra vez!


AL EMPEZAR ENERO

Al empezar enero éramos solos
junto a las rosas,
Y con la marea ausente de las constelaciones,
hacíamos espuma de promesas.

Era buscar,
el día a la ternura para encontrar,
la huella de la dicha.
Ahora quiero encontrar
la huella de tu ausencia
perdida en las arenas.

Y tus manos ya no me basta,
el día tras las horas reproduciéndote,
Ni recobrar promesas
mendigo los sueños tristes
De otras gentes
que cuentan para amarse.
Para amarse,
frases cortas y opacas


TOCO UNA MANO

Toco una mano y toco
todas las manos de la tierra,
Nada es distinto de tu rostro
de tu voz instantánea;
Y la fuerza del corazón
es también un resplandor
en el cielo.

El amor es idéntico
Así mismo, yo soy
Una multitud
Sobre la tierra.

Todo el amor es nuestro;
Toco una mano y toco
Toda la hermosura.

Yo soy amor
Yo soy amor…


LARGAS HORAS
(obra inspirada en Mariano Melgar y la gran angustia por el amor ausente)

Sin ver tus ojos mandas
que viva mi pecho triste;
Pero el no verte y tener vida
es imposible.

Largas horas
que sin ti paso son insufribles,
Vivo violento nada me gusta,
todo me aflige.

El sol me envía para alegrarme
luz apacible; mas sino trae
tu imagen bella de qué me sirve.

En mi retiro aguardo sólo
hasta que viste de negro luto
el orbe entero la noche horrible.

***


 











martes, 18 de abril de 2017

"Ecce homo" de Roberto Ramirez Z.O.

Inspirado en la Semana Santa de Arequipa, Ecce Homo de Roberto Ramírez Z.O.

Datos biográficos por Luis Justo Caballero (*)

Don Roberto (1896-1995) fue músico casi autodidacta. Su oído e intuición sobrenaturales, por un lado, y el conocimiento innato de la síntesis y de la elegancia, por otro, definieron en nuestro músico una capacidad inagotable para la armonía y para la totalidad de los requerimientos que exige el ser compositor. Hizo de su vida un solo ininterrumpido de creación. Refugiado en su casa de la Calle Nueva (Arequipa) y en su extraordinario piano Geyer plasmó en él, durante cien años  (de soledad) la música más original y de mayor trascendencia que se haya compuesto, posiblemente, en el Perú.

De su juventud nos queda:

- Las ocho de la noche en Arequipa
- La caravana pasa
- Los pasos del viento
- Visión azul
- Guitarras, etc.

Todas son piezas pianísticas, y algunas de denso sabor local, que a fuerza de ser "arequipeñas" son universales. En su madurez (ojalá la partitura exista) compuso su obra más ambiciosa "Alucinaciones", una sucesión de cinco preludios, estructurados como poema sinfónico. También varios conciertos, cuyo nombre de uno de ellos fue puesto un poco en broma "Concierto de Corea" parafraseando el "Concierto de Varsovia" de Addinsel que en la década del 50 llegó a Arequipa y no fue del gusto de nuestro compositor. Fantasía Nicolai, compuesta en homenaje a su colega y amigo Nicolás Reynoso. Otras obras:

- Tocattas
- Ana María
- Elsa
- Brasilia en su catedral
- El humo
- El primer amor de la bailarina
- La tragedia del Enano
- Las flores
- El intelecto
...

[...]

Fuente: 
(*) Luis Justo Caballero, Cuadernos de música peruana Año 01-Nro.03. página 15

Más información


domingo, 16 de abril de 2017

"Canción del Carnaval de 1930" de Carlos Sánchez Málaga


Para los carnavales de 1930, se realizó el concurso en la ciudad capital que tenía por objeto premiar la canción oficial de sus fiestas, es así que el 29 de febrero se proclama a los arequipeños Carlos Sánchez Málaga y a Percy Gibson, premiados por el jurado integrado por literatos y músicos capitalinos.

Un breve análisis sobre la canción muestra el ímpetu modernista del compositor con la inclusión de una frase musical tipo coro y escrito por el creador como "andante burlesco" entre los compases 13 al 20, primero estableciendo una modulación en La bemol mayor que desciendo por medios tonos hasta convertirse en un Fa menor. Este estilo es el camino que seguirán varias de sus posteriores composiciones como Cayma, Yanahuara y sus demás obras para piano y canto. El fragmento mencionado ha sido deliberadamente colocado en medio de una canción tipo vals muy al estilo "salón" de finales de siglo XIX, seguramente con el afán de mantener algún rasgo de tradición entre las canciones de carnaval de antaño.


Diario El Comercio, 29 febrero 1930, edición de la tarde

Diario El Deber, 01 de marzo 1930

CANCIÓN DEL CARNAVAL 1930

Nuevo carnaval
viejo carnaval
todo alegría y broma.
Ebrios de licor,
máscaras y amor
como en Venecia y Roma.

Huyamos de los sabios,
artistas del color,
bebamos en los labios
el vino del amor.
Todo es color
y todo entusiasmo,
todo es amor
y placer y espasmo.

Todo debe ser
lo mismo que ayer,
alma, tondero y rima.
Quenas y dolor,
guitarras y dolor
como en el Cuzco y Lima.




Fuentes:
- Archivo El Comercio
- Archivo El Deber
- Agradecimiento especial a Marcela Cornejo
- Transcripción Sibelius 8.0