miércoles, 25 de abril de 2018

Guillermo J. Moscoso Vargas Torres (1921-2002)

Don Guillermo Joaquín Moscoso Vargas Torres, fue hijo del compositor arequipeño Don Manuel Ismael Vargas y de Doña María Torres Vargas, nació en la ciudad de Arequipa en el barrio tradicional de San Lázaro un 25 de junio de 1921.[1]

Desde niño acompañó a su padre en los eventos musicales y aprendió la música bajo la batuta de su progenitor, estudió su primaria en el colegio La Salle, sus estudios secundarios en el Colegio Independencia Americana. Al culminar sus estudios regulares ingresó a estudiar medicina, pero su vocación por la música hizo que dejara estos estudios para dedicarse enteramente a la ejecución del piano y la flauta traversa.

Formó parte del personal fundador de la Escuela Regional de Música de Arequipa[2], conjuntamente con los Aurelio Díaz Espinoza, José Vargas Ballón, José Luis García, Juan Francisco Ballón, Benjamín Espinoza, Armando Maristany entre otros.

También fue parte de la Asociación Orquestal de Arequipa[3] bajo la batuta de directores como Armando Marystani (ARG), Alexander Koseleff (RUS), Franceso Russo (ITA) y Anton Rocco Guadagno (ITA).

Su labor como docente de música fue muy requerida entre los centros educativos de la época, además de ser organista principal en las iglesias de Cayma, Yanahuara, San Agustín y otras.
Como pianista gustó la interpretación de los compositores Bach, Beethoven, Schubert, Liszt y F. Chopin.

Guillermo Moscoso-Vargas al piano en el ambiente familiar

Casado con Doña Rosa Villena Hidalgo (poetisa) tuvo ocho hijos muchos de ellos cultivaron el arte de la música y la pintura. En especial Rafael Moscoso Villena quien estudió en la Escuela Regional de Música Luis Duncker Lavalle, posteriormente en el Conservatorio Nacional del Perú y finalmente estudia composición en la Escuela Mannes College of Music en Nueva York[4], donde logra graduarse como compositor.

En el año 1962, Guillermo Moscoso Vargas compone un himno dedicado al presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy el mismo que fue enviado a la Casa Blanca por el autor. Al recibir la noticia el presidente y la familia estadounidense le remitió las felicitaciones y agradecimientos del caso además de una invitación a él y a toda su familia a residir en Norteamérica, a lo cual el compositor arequipeño desistió amablemente; el año 1963 el presidente John F. Kennedy fue asesinado. Además, la banda de la infantería de la marina de los EEUU grabó la marcha en su versión para banda, la cinta magnetofónica fue enviada a Don Guillermo Moscoso en el mismo año.


Como compositor ha escrito en diferentes géneros musicales, logrando en su producción diferentes himnos cívicos e institucionales, marchas, pampeñas, valses, polcas, foxtrot, etc. Muchas de ellas aún siguen inéditas.  Debemos mencionar también su labor como arreglista de yaravíes de la época para instrumentos como piano y voz.

Don Guillermo Moscoso, fallece en la ciudad de Lima el 23 de agosto de 2001, al igual que su padre prefirió el perfil bajo por lo que sus obras no se han difundido en los ambientes artístico o académicos, labor que está emprendiendo actualmente su familia, con el fin de lograr el reconocimiento y difusión pues son obras de valía única y sensibilidad artística digna de preservar para la historia musical de la nación.

OBRAS
Vuelve, vals
Miraflores, vals
Poema sinfónico
Los funerales de Atahualpa
Rostro perdido
Tierra mistiana
Himno del Colegio Domingo Zamácola y Jauregui
Himno del Colegio Francisco Javier de Luna Pizarro
Himno de la Confederación Ferrocarrilera
Himno del Colegio de la Universidad Católica Santa María
Himno a Chorrillos
Captación de la habanera Yo te quiero
Captación de canción de estudiantina Olé

***




[1] El presente reúne datos escritos y orales compartidos por la familia Moscoso Villena, quienes atesoran en el archivo familiar, recortes periodísticos, fotografías, partituras y otros. Editados por Prof. Omar G. Carrazco Llanos, 2018.
[2] Creada el 29 de enero de 1945, siendo presidente honorario Manuel L. Aguirre de la Fuente y Director estable el profesor ruso Alexander Koseleff
[3] Fundada el 23 de mayo de 1939


A continuación varias de las obras de Don Guillermo Moscoso para ser apreciadas.




martes, 3 de abril de 2018

Manuel Ismael Moscoso Vargas (1889-1976)

APUNTES BIOGRÁFICOS

Don Manuel Ismael Moscoso Vargas, nació en la ciudad de Arequipa en el barrio de San Lázaro un 17 de junio de 1889, hijo de Don Lázaro Moscoso Escalante y de Doña Quintina Vargas Hidalgo, a los pocos años de vida sus padres se trasladaron a vivir al Callao, a la separación de estos su abuelo materno David Vargas Bustamante, lo trajo a vivir de regreso a Arequipa, quien le enseñó los primeros estudios musicales, en especial la flauta, además lo llevaba a los eventos musicales que frecuentemente realizaba. También recibió formación en violín con el profesor Francisco Molina.[1]



Fotografía de Manuel Moscoso Vargas, impresa en la carátula de "Recuerdos de Arequipa", c. 1930

A la muerte de su abuelo materno (c. 1898), sus tíos lo vieron como un riesgo para sus intereses económicos, por ello lo enviaron a Chile a vivir con algunos parientes en Antofagasta, por lo que en su adolescencia trabajó en las salitreras del lugar. En sus momentos de descanso gustaba de cantar pues tenía una voz melodiosa y un gran registro con potencia, su fama nació entre los trabajadores del lugar, quienes se deleitaban de sus cantos en el trabajo y en sus hogares. El talento del joven Manuel Moscoso en la salitrera llegó a oídos del gerente de la misma, quien al oírlo cantar decidió apoyarlo en el desarrollo de su innato talento musical; lo llevó a Valparaíso a estudiar con el profesor y director de coros Pedro Cesari[2], más adelante formaría parte del Orfeón Municipal de Valparaíso. Es en ésta institución donde se forma como maestro de música, demostrando sus habilidades musicales en composición, dirección y canto; a sus 19 años de edad ya era considerado compositor en las tierras sureñas; una vez consolidada su formación retornó a la ciudad de Arequipa.


Carátula del valse para piano “Adiós a Valparaíso”, en imagen central Pedro Cesari, edición de Casa Kirsinger,

Ya de retorno al Perú se desempeñó como instrumentista de guitarra, violín, flauta traversa y piano; además de promotor y director de coros.

Conoció y fue amigo de Luis Duncker Lavalle (1874-1922) junto a Mariano Nicolás Reynoso (1874 -1931), Manuel Moscoso Vargas admiraba el talento de Luis Duncker y compartían el gusto por las obras de Franz Lizt, las familias Moscoso Vargas y Reynoso fueron cercanas hasta en dos generaciones, pues también los hijos de ambos Guillermo Moscoso-Vargas y Manuel Nicolás Reynoso Vizcarra, se reunían periódicamente a ejecutar piano a cuatro manos.

 LABOR EN INSTITUCIONES RELIGIOSAS

Su labor en la vida religiosa de la ciudad la realizó como maestro de capilla, de las iglesias de la Merced, Santo Domingo[3] (donde laboró más de 60 años) , La Catedral[4] y de casi todas las iglesias de Arequipa; su fama como organista y cantor con voz potente lo llevó a ser considerado en las misas cantadas[5]; asimismo su facilidad para leer partituras le permitió manejar gran repertorio dentro de las actividades eclesiales de la ciudad. Manuel Moscoso fue devoto del Señor del Santo Sepulcro[6], durante muchos años en la Semana Santa acompañaba a la procesión con coros y músicos, poniendo dinero de su propio peculio para financiar el acompañamiento musical. Era frecuente verlo interpretar y dirigir el Miserere y otras alabanzas que eran seguidas con toda atención por fieles en la Semana Santa arequipeña.



Recorte del artículo “Relato sobre el coro de niños del Miserere” Por: Juan Salas Ocharán.
Diario Arequipa al Día. 1997.


Como primera flauta viajó durante varios años acompañando a famosas compañías de ópera, opereta y zarzuela en su mayoría italianas. Tal es el caso que entre los años 1908 y 1919, recorrió con una compañía de ópera los países de Chile y Bolivia, en dichas presentaciones fue reconocido como excelente flautista y tenor; también fue director de la orquesta con la Compañía de Ópera Lampre sustituyendo al director principal. Parte del repertorio interpretado en Chile incluía la ópera Lucía de Lammermoor de Donizetti y Mariana de Arrieta, recibiendo críticas positivas sobre su desempeño.

LABOR DOCENTE

Otra faceta de Manuel Moscoso, es su labor como docente de música en el Colegio Independencia, donde dirigía la banda del colegio. Dirigía también las bandas musicales de otras escuelas fiscales primarias y secundarias[7]. Dedicándose durante 60 años a ésta labor. Como docente era frecuente verlo participar en las ceremonias cívico patrióticas en la Plaza de Armas dirigiendo coros y bandas escolares, entonando el Himno Nacional en Fiestas Patrias. Además de participar de las fiestas de la sociedad arequipeña de la época con su propia orquesta de baile.[8]

Fundó una institución dedicada a la enseñanza musical, la “Sociedad Musical de Arequipa”, una institución bien organizada y que contaba con diferentes personalidades dedicadas a diferentes áreas de gestión. Para 1939 la Sociedad Musical de Arequipa tenía como[9]:

Presidente y Director General:       Manuel Moscoso Vargas,
Vicepresidente:                               Benjamín Román
Fiscal:                                             Artemio Ramírez
Bibliotecario y auxiliar Musical:   Guillermo Moscoso-Vargas
Tesorero:                                        Julio Salazar
Pro Tesorero:                                  Francisco Cornejo
Vocales:                                          Guillermo Ugarte, Walter Delgado, Jorge Salazar,
        Claudio Ramos, y Luis Talavera.
Director artístico:                           Carlos Manchego
Director dramático:                        Francisco Salas Ojeda
Presidenta y directora femenil:      Carmen Pérez Zavala
Subdirector de Orquesta:               Benjamín Espinoza
Director de Escenografía:              Raúl Tamayo
Subdirector:                                   Hugo Lazarte
Director de Cultura:                       Dr. Víctor Benavente
Subdirector:                                   Nicanor Rivera Cáceres.


Fotografía publicada en un diario local en marzo 1976. Se observa a Manuel Moscoso Vargas dirigiendo al coro y banda del Colegio Independencia Americana en la Plaza de Armas de Arequipa

En el gobierno del presidente Augusto B. Leguía, tuvo la oportunidad de estrenar su “Himno al carácter”[10], obra que logró la felicitación presidencial pública; por ello fue convocado a formar en Lima el coro y orquesta del Museo Bolivariano.

La Sociedad Orquestal de Arequipa fue fundada el 07 octubre de 1924, tuvo como presidente  a Felipe Urquieta, y como directores de orquesta: Manuel Moscoso Vargas y Aurelio Díaz Espinoza[11]. Fundó también el Centro Cultural Orfeón Mistiano (influenciado por la práctica musical de Valparaíso).

Su producción musical abarca varios géneros en especial el vals, se tiene reconocidas las siguientes:
Manuel Moscoso Vargas, se casó con Doña María Torres Vargas con quien tuvo seis hijos (Betzabeth, Teresa, Irma, Tula, Guillermo, Jesús y Enrique) quienes recibieron la influencia musical en su formación, resultando dos de ellos continuadores de la tradición musical familiar. Guillermo Moscoso-Vargas Torres (hijo mayor) fue pianista y formó parte de la sección de flautas de la Orquesta Sinfónica de Arequipa, compositor y docente de música en diferentes colegios de Arequipa. Jesús Moscoso Torres, también conformó la sección de contrabajos de la Orquesta Sinfónica de Arequipa.

La vida de Don Manuel Moscoso Vargas, se extinguió en Chorrillos, Lima, el 21 de febrero del año 1976 a sus 86 años de edad, dejando un legado importante para la región. Su labor siempre mantuvo arduo trabajo y perfil bajo, por ello quizás mucha de su obra no se había difundido en los círculos artísticos y académicos. El legado artístico musical y su labor docente ocupa un lugar importante en la historia de nuestra sociedad que debe ser considerada en la memoria de nuestra región y de nuestra nación peruana.


Algunas letras de sus composiciones:

YANAHUARA

Murmullo de fuente clara
y agua que corre en la acequia embelesada;
cantar de tancca y calandria
que se mete entre del alma
fragancia de hierba fresca
en Yanahuara

Tras la paredes atisban 
preciosas flores y frutos
gualda y granos 
donde el iris del crepúsculo
cual sangre que el cielo sangra
no encontrando mejor sitio 
se esparrama.

Por eso cuando la angustia 
quiere apretujar mi pecho
cantando voy por tus campos
diciéndome en mi alma que no
que eres cual boca morena
ardiente, fragante y roja
cual perla de agua serena
que descansa en la roca.

En la risa de tus mozas
que no he visto mas airosas 
está tu alma
Yanahuara la engreida con
tus frutos y tus rosas
y tus estrellas la vida 
es agradable vivir.


RECUERDOS DE AREQUIPA

Ayer en Arequipa
oí una canción tierna
del almanaque que dejo
¡ ay la dulce huella de un dolor
con quien yo gozé !
y fue quien lo había de pensar
que allí sus notas grabaron en mi pecho
con ardor la dulce y febril
estimada ilusión.

Fue ese un cariño 
que nunca olvidaré
mi dulce arequipeña
porque ese si que fue
la inquietud mi vida
de aquel tiempo mejor,
que el Señor te bendiga 
mi dulce pasión.

***


  




[1] El presente reúne datos escritos y orales entregados por la familia Moscoso Villena, quienes atesoran en el archivo familiar, recortes periodísticos, fotografías, partituras y otros.
[2] Pedro Cesari (1869-1902), maestro italiano radicado en Valparaíso, con importante participación en el desarrollo la enseñanza musical, canto, bandas y orquestas de música populares en el puerto chileno. Véase:  http://memoriamusicalvalpo.cl/?resenas=pedro-cesari-maestro-orfeonista-y-mutualista
[3] Pg. 139, Vega Salvatierra, Vida musical cotidiana en Arequipa durante el Oncenio de Leguía (1919-1930), 2006
[4] Al respecto la investigadora Zoila Vega precisa que Manuel Moscoso Vargas fue maestro de capilla de la catedral desde 1921 hasta mayo de 1927 y que antes había desempeñado funciones de cantor.
[5] “El 28 de julio de 1923, a las diez de la mañana se celebra en la iglesia matriz una misa solemne cantada por el Sr. Obispo y oficiada por una gran orquesta que dirigía el maestro Moscoso Vargas”. (Anales de Arequipa pag. 117)
[6] Véase nota publicada en Diario Arequipa al Día, “Relato sobre el coro de niños del Miserere” escrito por: Juan Salas Ocharán, 1997.
[7] En el año 1927, agosto 21: Se expide una resolución suprema designando al músico arequipeño Sr. Moscoso Vargas para que enseñe música en las escuelas de la ciudad. (Anales de Arequipa p. 216)
[8] Aviso publicitario ilustrado: “Lo que hace una arequipeña elegante durante el día [siguen una serie de actividades cotidianas] baila al son de la mejor orquesta de la ciudad, Moscoso Vargas”; El Pueblo XXII/8317 (4 de julio de 1927). En los Anales de Arequipa también aparece mencionada la orquesta de Moscoso Vargas: “…También participó el jazz band de Manuel Moscoso Vargas el martes 23 de noviembre de 1926”. Las orquestas vigentes de la época eran las dirigidas por Castillo Chanove, Aurelio Díaz, Manuel Moscoso (conocida como orquesta “Varguitas”) y la de Benigno Ballón Farfán.
[9] Pg. 409, Rodolfo Gómez G., Padre e hijo: Narraciones arequipeñas, 1977.
[10] Durante su primer gobierno Leguía fue víctima de un intento de golpe de estado el 23 de mayo de 1909. Para conmemorar su actitud valerosa frente a los revolucionarios se creó el “Día del Carácter”, un día cívico que rendía culto a la valentía y carácter mostrado por Leguía al negarse firmar su renuncia frente a los golpistas. En ese día había desfiles, celebraciones, visita a los monumentos y obras del presidente, se pronunciaban discursos y se reforzaba la imagen de Leguía como gobernante nato del Perú.
[11] Pg. 116, Vega Salvatierra, Vida musical cotidiana en Arequipa durante el Oncenio de Leguía (1919-1930), 2006






domingo, 1 de abril de 2018

Himnos de Arequipa: "La Canción guerrera de los hijos del Misti"

Tal como lo registra Francisco Mostajo la "Canción guerrera de los Hijos del Misti" fue de gran difusión y se cantaba en las ceremonias y reuniones de la vida civil de Arequipa hasta fines del siglo XIX [1]. Para 1940 y con motivo de la convocatoria para el himno del cuatricentenario de la fundación de Arequipa, el Dr. José Alejandro Pacheco Andía, hijo del coronel Trinidad, envió una comunicación escrita al alcalde con la siguiente petición:

“… a este respecto diré que bien conocido es el tradicional himno “Hijos del Misti” que surgió al calor de la revolución arequipeña del año 65 [1865] y culminó con la victoria del 02 de mayo. Desde entonces ese canto guerrero es considerado alma y nervio de esa ciudad, y como tal es intangible. Lejos de reemplazarle promoviendo nuevos concursos debe consagrársele en las próximas fiestas como himno oficial […] a fin de que sea coreado por todos […] Demás también decir que sus autores, mi Señor padre y el eminente músico don Luis Gámez, merecen el recuerdo y respeto de su viril pueblo. Ofreciendo proporcionar los datos que se me piden y colaborar a la restauración de la música del himno en referencia, me es grato suscribirme de Ud. Señor alcalde, su atento y S.S. Dr José A. Pacheco Andía.”

Letra de la "Canción guerrera de los hijos del Misti" escrita el 27 abril 1864 y publicado en el cancionero "Mixtura para el Bello Sexo", 1893. 

CANCION GUERRERA DE LOS HIJOS DEL MISTI

Letra: Trinidad Pacheco Andía
Música: Luis Gámez

CORO
Hijos del Misti volad
A los campos de la gloria
En busca de la victoria
Que os dará la libertad.

I
Nuestros padres por ser libres
Como leones pelearon
Y al espirar nos dejaron
Por herencia su valor
Tan sagrado testamento
Le cumpliremos prolijos
Transmitiendo a nuestros hijos
Patria, libertad y honor.

II
La destrucción, el incendio
La guerra más desastrosa
La muerte más horrorosa
Nunca nos hizo temer
Todos los que libre nacieron
Cual hijos de padres bravos
Solo ante el nombre de esclavos
Se sienten desfallecer

III
¡Oh libertad! Madre nuestra
Si algún día nos faltarás
En la oscuridad dejáras
A toda la creación
Porque tú eres del Dios mismo
La luz que mundo ilumina
Tú eres la estrella divina
De la santa redención

IV
Antes pérfidos tiranos,
Que la libertad sucumba
Al pie del Misti su tumba
Vuestro orgullo encontrará
Venid traidores iberos
Llegad soberbios hispanos
Que en nuestras robustas manos
Vuestra ambición morirá.

Hijos del Misti volad
A los campos de la gloria
Muriendo con honra y gloria
Por la santa libertad

Trinidad Pacheco Andía
Arequipa, abril 27 de 1864



Por su representatividad histórica y como parte del trabajo de revaloración de la canción “Hijos del Misti”, en el año 2016 se procedió a su restauración basado principalmente en la fuente oral proporcionada por Mario Arenas Rodríguez (1917-2016), y los apuntes musicales que publicara Juan Guillermo Carpio Muñoz en el Pendón Musical de Arequipa (2014).



Presentamos la versión para banda sinfónica de la “Canción guerrera de los hijos del Misti”.


La transcripción de la melodía preservada en la memoria del Dr. Mario Arenas Rodriguez fue primordial para proseguir con la tarea de restauración musical y posterior adaptación a banda sinfónica. Además, se recurrió a los apuntes recogidos por Darío Gonzáles quien ya había la primera labor de recopilación y transcripción de la Canción guerrera de los hijos de Misti; a diferencia de ese trabajo, se ha tomado en cuenta el texto y lo necesario de su cantábile por ello el resultante tiene un ritmo más fluido y melódico tal cual lo cantó el Dr. Arenas, con estilo de himno evidente.

Fuentes:
- El Pendón Musical de Arequipa, Juan Guillermo Carpio Muñoz,
- Archivo Luis Pareja Rivero
- Archivo Lazo Maldonado
- Archivo personal