Pages - Menu

viernes, 29 de julio de 2016

¿Sientes que la marinera se ha distorsionado?

¿SIENTES QUE LA MARINERA ACTUALMENTE SE HA DISTORSIONADO?
Por Ronald Fernandez de la Rosa:

Si bien es cierto que la marinera bailada con espontaneidad y naturalidad es la que vive en cada pueblo del país, no podemos cerrar los ojos ni negar que la marinera que se exhibe en las competencias nacionales está atravesando esta terrible y temible realidad de distorsión. Por esta razón señalo que es imperativo controlar, desde organismos del Estado Peruano, este desbande de fantasías y distorsiones que paulatinamente ponen en riesgo nuestra propia identidad.

Es necesario iniciar un proceso revalorativo de las fuentes de nuestra tradición, y esta tarea debemos iniciarla a nivel de academias, agrupaciones, talleres, y sobre todo, en quienes recae el trabajo de organizar concursos de marinera, así como en quienes califican en ellos. Son muchos los agentes que tienen gran responsabilidad de lo que viene sucediendo.

Debemos tener muy presente que la marinera que llega a los ojos del mundo es la que se exhibe en las competencias nacionales, son dichos concursos y las excentricidades de algunos campeones y concursantes los que marcan la pauta y originan progresivamente la tendencia a la distorsión. Es en estos eventos donde se necesita poner mayor énfasis en su cuidado y sobre todo evitar que las “innovaciones” pongan en riesgo un elemento cultural tan nuestro.

Si no iniciamos estas acciones, la tendencia de los nuevos tiempos y sus reglas de mercado (“EL VENDER”) hará que, en algunos años, lo tradicional sea un vago recuerdo, y el falso modernismo se convierta en lo que identifique al baile peruano. Si esto llegara a suceder, habremos transformado sin piedad, nuestra identidad cultural en una mal llamada “evolución”.

No hay que confundir: Una cosa es ESTILIZAR y otra cosa es DEFORMAR.

Una razón casi oculta en cuanto a la distorsión del baile RECAE EN LA MÚSICA.
Puedo asegurar que la marinera como baile empezó a cambiar su forma, cuando empezó a alterarse su música.

Si bien es cierto que últimamente han aparecido hermosas creaciones musicales con inspiradoras melodías, por lo cual felicito a quienes la componen, es preciso señalar también que algunas composiciones musicales actuales están llenas de pausas, redobles y requiebros, las que generan que los ejecutantes inventen pasos y “pasitos”, muchos de ellos, fuera del lugar. Cuidado con los excesos.

Los compositores deben saber que el bailarín realiza en la pista de baile, lo que ellos piden en su música.

Dos recomendaciones importantes para quienes tienen el afán de modernizar el baile:
  1. Para incorporar elementos nuevos (Estilizar) se debe tener CRITERIO, CONOCIMIENTO Y CAPACIDAD.
  2. NADIE PUEDE MANEJAR A SU ANTOJO UNA TRADICIÓN, (baile, vestuario, música, etc), ni menos crear su propia versión de ella, tergiversando y desvirtuando su sentido.

En cuanto al vestuario:

Cuando hablamos de vestimenta tradicional nos estamos refiriendo al atuendo que estuvo en uso allá por fines del siglo XIX en los distintos pueblos y regiones del Perú y que, por haberse generalizado su uso en cada zona, fue considerada como vestuario representativo y tradicional del lugar.

Entonces podemos decir que los VESTUARIOS TRADICIONALES son documentos y fuentes de información que poseen un contenido histórico y que narran episodios de la vida social del Perú. 

Cada uno de ellos son el mejor recurso que tenemos para representar una zona determinada. 
Según las bases de los concursos de marinera, estos serían los vestuarios que deberían usar quienes desean participar, difundir y representar parte de la cultura de los pueblos del Perú.

Actualmente lo que observamos en la realidad ES OTRA COSA. El vestuario que usan (especialmente las damas) tiene más de fantasía que fidelidad. Nadie duda de su belleza y factura, pero la fastuosidad está llegando a extremos y la irresponsabilidad está cometiendo excesos.

No se puede seguir promoviendo y permitiendo tal distorsión. Son los propios organizadores de concursos los que deben hacer cumplir sus propias bases.

Lo penoso de esta corriente “modernista” es que poco a poco sus “creaciones” sirven como modelo y son imitados y mejorados por otros, gracias al desconocimiento y la desinformación.

Con mi punto de vista, NO PRETENDO limitar a la creación o recreación. NO. Lo que intento es que podamos difundir con responsabilidad y con mayor veracidad NUESTRO FOLKLOR, porque en él está concentrado la síntesis de nuestra historia, manifestado a través del arte.

Ronald Fernandez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada