Pages - Menu

domingo, 12 de febrero de 2017

Entrevista: Un piano japonés en latinoamérica


Para los que disfrutamos de las músicas del mundo entero la red nos ha permitido encontrar una infinita biblioteca sonora y así en alguna pequeña saciar la curiosidad de cada estilo que nos atrae.

Kaoru Hirokawa, médico y pianista japonés con alma latina, ha encontrado en las américas el regocijo de la interpretación pianística, y nos relata su travesía, aún en proceso, de conocer y difundir el repertorio pianístico latinoamericano; una vez más desde el extranjero nos ponen el espejo sobre la gran riqueza musical que poseemos mostrando las dificultades en los archivos y bibliotecas, en carencia de grabaciones y mucho menos en la cantidad de artistas que difunden el repertorio de nuestros países. Ese es el gran reto de artistas y compositores, generar aún mayor movimiento con lo nuestro. 

OC: ¿Cuál es su nombre y cuál es su formación musical?

KH: Me llamo Kaoru Hirokawa. Nací en la ciudad de Chiba, cerca de Tokio. Aprendo música desde mi niñez, a los 4 años. Al principio estudié piano y solfeo en la escuela de música Yamaha, a continuación tomé lecciones particulares de piano y composición en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio. Actualmente trabajo en un hospital en Tokio, y continúo la actividad musical, presentando periódicamente recitales de piano. En año 2010 he revisado y editado las partituras de "Danzas cubanas" de compositor cubano Ignacio Cervantes, que fue publicada por Yamaha Music Media Corporation. Hace veinte años vengo muy interesado en investigaciones sobre la música latinoamericana para piano.

Kaoru Hirokawa, pianista japonés admirador de la música latonoamericana

OC: ¿Cuál fue su primer acercamiento a la música latinoamericana?

KH: Cuando era niño, oía mucho la música mexicana, brasileña, y argentina, es decir mariachi, samba, y tango, que a mi padre le gustaba. En la escuela de música y con los profesores de música solía aprender los compositores como Bach, Beethoven, Chopin, Liszt, y Debussy. Más adelante, me interesaba la música española. Yo tocaba mucho obras para piano de Albéniz, Granados, Falla, y Turina. Conociendo casi todas obras para piano de compositores españolas, luego pasé a buscar música que tiene un sabor latino. Hace veinte años me encantaron unos CDs que contenían obras para piano de compositor mexicano Manuel Ponce y argentino Carlos Guastavino. Actualmente vengo conociendo la música de compositores latinoamericanos poco a poco.

OC: ¿Consideras que cada país tiene alguna característica especial en la música para piano?

KH: Claro. Parece que hay diferencia de música para piano entre Vanezuela y Colombia, también entre Argentina y Uruguay. En Brasil, también se encuentra diferencias entre el compositor paulista (São Paulo) Francisco Mignone y el carioca (Rio de Janeiro) Ernesto Nazareth, cada uno tiene carácter diferente en sus músicas.

OC: ¿Hay facilidad para acceder a los archivos de la música de cada país?

KH: Hay diferencia entre país. En Colombia y Brasil hay unas tiendas de música online que tratan no sólo los discos sino las partituras, la biblioteca nacional y la de universidades tienen catálogos en línea que son accesible al público, además algunas bibliotecas tienen la biblioteca digital que es de fácil acceso para todos. En año 2014, he viajado por México y Argentina, donde visité la biblioteca de Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México y la de la Universidad Católica Argentina respectivamente. Ambas bibliotecas permitieron me acercarme a las partituras antiguas que habían ser publicados hace más de cien años. Mientras en Perú hay poca tienda de discos online que trata los discos de compositores académicos peruanos y lamentablemente la biblioteca del Conservatorio Nacional de Música de Perú no tiene catálogo online, ni la biblioteca nacional parece permitir acceso al público.

[fin de la entrevista]

También Kaoru nos comentó que el público japonés gusta del romanticismo latinoamericano, de esa contemplación seguramente que nos produce los paisajes de nuestras montañas, volcanes, estepas y selvas. Al parecer su búsqueda ha influído en sus composiciones como por ejemplo en Bercause (para piano) o su obra Great Yellow River para piano y orquesta, las obras de Kaoru están llenas de gran sensibilidad y lirismo melódico. En su canal KaoruPiano en YouTube se puede encontrar interpretaciones muy logradas  de compositores como Guastavino, Soro, Armengol, Moreno-Gonzáles y otros.


La idea de que el mundo sonoro global necesita escuchar a latinoamérica, no es idealismo, es una necesidad real, artística y cultural; lo que ofrecemos como latinos, aquello que nos diferencia también complementa a todo mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada