Pages - Menu

jueves, 30 de enero de 2014

Anécdotas musicales (V). Un concierto original

El objeto principal de estas anécdotas es recrear el mundo sonoro de las historias y de alguna forma viajar en el tiempo, recreando esos paisajes, personas y silencios. Luego de la anécdota hacemos una pequeña pesquisa al respecto del intérprete y su obra.

//...
UN CONCIERTO ORIGINAL


En Arequipa en el siglo XIX, se interpretaba la música con órganos y melodios en ceremonias religiosas, con bandas de instrumentos de viento en actuaciones patrióticas, o bien con instrumentos de cuerda como laúdes, mandolinas, guitarras, clavicemballos y pianos en las tertulias musicales que organizaban las familiar aristocráticas o, en las populares serenatas en que además de algunos instrumentos señalados, se tañían: bandurrias y charangos. A la llegada de compañías de ópera, los arequipeños podían escuchar orquestas más variadas con violines, violas, flautas, oboes y cornos. En agosto de 1886, llefó el "afamado concertista francés": capitán Voyer, quien brindó una perfomance espectacular el domingo 22 de agosto en el Teatro de nuestra ciudad.



De 8 a 8 y 39 de la noche del indicado día, en la puerta del Teatro, la Banda de Gendarmes - como quien invita al acontecimiento - tocó varias piezas de su repertorio, mientras los adoradores de Euterpe compraban sus boletos de 6 soles para palco, de 1.40 por butaca, 1 sol para luneta y 40 centavos para galería. empezó la función artística cuando el capitán Voyer quien era el pianista, varias obras de música selecta con el acompañamiento de la "orquesta de profesores del Señor Don Juan Díaz"; pero lo que constituyó un suceso espectacular fue la segunda parte del programa en que Voyer, acompañado por la banda militar del batallón tarapacá, ejecutó un concierto para piano y banda militar que debió sonar mare mágnum por el contraste notorio entre el timbre delicado de un piano y la estridencia de una banda militar; pero que a los escuchas de la ocasión les pareció delicioso. En realidad, Voyer hizo una dapatación del "Concert - Stuck" de Weber para piano y orquesta, no sabemos si obligado por la falta de solvencia de la orquesta de Díaz, o por buscar la espectacularidad, o porque Voyer  - capitan al fin - se sentía dando una batalla con piano y banda militar. Cualquiera hubiese sido la razón de Voyer, esa fue la primera vez - y tal la única - en que los arequipeños escucharon un concierto para piano y banda de ¿ccaperos?
...//

El intérprete al que se refiere la narración anterior es el capitán la armada francesa y pianista Luis Marcelo Voyer, quien también ofreció conciertos del mismo tipo en Lima para el año de 1986, su repertorio incluía obras de los románticos europeos Mendelssohn, Beethoven y Weber. En Lima también incluyó la original forma de acompañamiento de la banda militar, a mi entender porque era mucho más factible encontrar bandas militares completas que sinfónicas, en los lugares donde ofrecía sus conciertos.

La obra pianística es el Konzertstück para piano y orquesta en fa menor, op. 79, J. 282, fue escrito por Carl Maria von Weber entre 1815 y 1821. Weber decidió no llamarlo concierto sino "pieza de concierto" (kozertstück), es exigente en la técnica pianística.

Escuchemos la versión para piano y orquesta, pues no hemos encontrado para piano y banda militar.


Fuente:

- Román Robles Mendoza, La banda de músicos: las bellas artes musicales en el sur de Ancash, 2000.
- Juan Guillermo Carpio Muñoz, Texao: Arequipa y Mostajo : la historia de un pueblo y de un hombre, Volumen II, 1983.

miércoles, 29 de enero de 2014

Anécdotas musicales (IV). María Nieves Bustamante y el "dúo de Norma"

Otra curiosidad escénica de finales del XIX. Ésta vez desde los palcos del teatro Fénix y de la pluma de Juan Guillermo Carpio y su Texao:

//...
SI CLORINDA ESCRIBIO EL "HIMA SUMAC", LA NIEVES CANTO COMO LA IMA SUMAC

Le apuesto, caro lector de Texao, a que usted sabía que María Nieves y Bustamante era una escritora arequipeña, pero que ni por aquí le pasó (pásese el índice por la parte media de la frente) que la autora de "Jorge el hijo del pueblo" además de escritora, era: cantora. Bien, usted me dirá: ! quién puede vivir sin cantar, aunque sea en la ducha!; nó, se trata de cantar para deleitar a otras personas. Usted me replicará, hay muchas personas que cantan en reuniones familiares, donde los tíos, primos y hermanos tienen que soportar los gorjeos del jilguero familiar con la misma resignación del monaguillo que escucha "cantar" la misa de un cura "desorejao". No, se trata de que María Nieves y Bustamante cantaba, nada menos, que en el teatro de la ciudad. Así sucedió, el 16 de octubre de 1884, en que nuestra novelista, nada menos, que en el teatro de la ciudad. Así sucedió, el 16 de octubre de 1884, en que nuestra novelista, junto con su hermana Sara - ambas vestidas de blanco - cantaron "el dúo de Norma", deleitando al público que abarrotaba los palcos, ´cobachas´, ´ocultos´, platea y cazuela del viejo teatro - que hoy conocemos como Fénix. Las aplaudidas cantoras, obsequiaron sus trinos a su amiga Clorinda Matto de Turner que en esa ocasión estrenó su drama "Hima Súmac o el secreto de los incas".
...//

El artículo nos refiere la obra que se interpretó como "el dúo de Norma", ¿a qué obra se refiere? pues Norma es el título de una de las óperas de Vincenzo Bellini (1801-1835), fue estrenada por el 1831, el dúo más famoso que existe en la ópera es precisamente 'Mira, o Norma' de carácter puramente cantabile y pausado, con bellas inflecciones de las sopranos. No nos queda más que imaginarnos si fue ésta u otra aria la que esa noche resonó en el teatro, seguramente a la compañía de un pianista.

Escuchemos 'Mira, o Norma', por las sopranos Montserrat Caballé & Shirley Verrett:



Fuente:

- Juan Guillermo Carpio Muñoz, Texao: Arequipa y Mostajo : la historia de un pueblo y de un hombre, Volumen II, página44, 1983.

martes, 28 de enero de 2014

Anécdotas musicales (III). Canción popular en la guerra de 1879

Hay una ligera tensión en el auditorio entendido cuando se menciona la actuación de Arequipa frente al ejército chileno en la Guerra del Pacífico, no me corresponde ese debate, salvo decir que de seguro rabia corría por la sangre de la gente común y corriente debía trabajar día a día. Bajo esa observación nos llega la canción popular que el Dr. Héctor Ballón Lozada recuerda haberla escuchado cuando él aún era un niño por alrededores de Tiabaya, la entonaban los agricultores de Tiabaya. La reproduce en la página 71, leamos:

CANCIÓN POPULAR

Ya han vuelto.
Unas panzonas, otras bribonas
y no tenemos ni calzones
ni alfajores.

Ya no canta el ruiseñor
ni reza el monseñor
no hay misa en los altares
ni guano en los muladares
Ya no hay trigo en el granero,
ni mata el carnicero.

No hay papas pa´la olla
ni chicha para el guargüero.
dicen que Prado tuíta la plata se la llevó
para traer las balas y la escopeta.

Pero, dicen que mal anda la cuenta
por culpa del cura Huerta
del diezmo y de la monta
de eso, nunca rinde cuenta
porque la plata le ha entregado
a su hija y a la tuerta.

Ha dicho el oficial mensajero
que apaguemos el bracero
con la agua bendita que nos dejó
taitita misionero.

Con agua bendita sí,
con agua bendita no.
Por qué mejor no lo apago yo
con el culo de Montero.
Con el rabo de Montero, no.
Con la agua bendita, sí.

Después de leer la cronología de los hechos en Arequipa (blog de César Vázques) que deja entrever el sabor a traición y defensa de intereses comerciales. Ésta sensación popular seguro llevó cantar ésta cancioncilla, que por la estrofa final pareciera marinera con fuga (por cierto separamos los párrafos para un mejor análisis de su estructura). Otro sabor que la letra también nos siembra es que al parecer el autor anónimo no sería necesariamente del campo, al conocer un poco de política, verso y rima; mejor quedaría dar la autoría a un civil que fue testigo de tamaña desgracia, con la inclusión de algunos arequipeñismos un tanto forzados en la canción. 

De la música, ni rastro; el viento nos podría decirlo, pero prefiere callar o silbarla, quizás por Huasacache o por Paucarpata... quien sabe... ¿acaso por la plaza?


Mapa de la zona sur de la provincia de Arequipa
Mapa de Mariano Felipe Paz-Soldán


Fuente:
- Héctor Ballón Lozada, Arequipa y la guerra con Chile-1879, 1979
- Imagen del blog de César Vásquez PERÚ: Política, Economía, Historia aquí

Anécdotas musicales (II). Concierto para Silbo y orquesta

Escribe el redactor del diario arequipeño La Bolsa, corren los 17 días del mes de enero de 1877, observación curiosa que seguro le impactó ver por las calles de la ciudad, luego la visión del redactor de la nota hecha realidad en el 2007, 130 años después.

//...
HAY PERSONAS QUE SILBAN TAN BIEN QUE PODRÍAN INTERPRETAR UN CONCIERTO PARA SILBO Y ORQUESTA


Hombre flauta: hace un tiempo que anda por nuestras calles un individuo a quien puede darse por nombre el epígrafe de estas líneas. Ese individuo cuyo nombre de pila es José Valdés imita la flauta perfectamente con la boca y sin ayuda de ningún instrumento. ejecuta variadas piezas acompañándose con un acordeón que maneja diestramente.

Lo hemos oído muchas veces y no sabemos que admirar más, si su habilidad natural o su resistencia para tocar sin cansarse durante un espacio considerable de tiempo.

José Valdés o el hombre flauta es digno de ser oído y de seguro que los que lo escuchen no podrán menos que aplaudirlo y admirarlo.

...//





 Fuente:
- Juan Guillermo Carpio Muñoz, Texao: Arequipa y Mostajo : la historia de un pueblo y de un hombre, Volume II, 1983.
- Laura Vwga, compositora del cCncierto para cuatro silbadores gomeros y orquesta sinfónica.
- Ron McCroby interpreta Scrapple From The Apple

domingo, 26 de enero de 2014

Anécdotas musicales (I). El piano que no tocó marchas ni cuecas



Que sea lo sea
y que haya lo que Haya.

En la una sección anécdotas de los valiosos textos de Texao: Arequipa y Mostajo de Juan Guillermo Carpio, podemos encontrar desde historias tras los muros de conventos hasta las peleas entre familias de la sociedad republicana en Arequipa. Las que llamaron nuestra atención fueron aquellas que naturalmente se relacionan con la música y compositores.

En el tercer tomo, página treinta y cuatro encontramos la anécdota titulada EL PIANO QUE, POR MILAGRO, NO TOCO MARCHAS Y CUECAS, pasamos a transcribirlo literalmente, para que juzgue el lector.

La Zamacueca, obra del artista Manuel Antonio Caro


//...
EL PIANO QUE, POR MILAGRO, NO TOCO MARCHAS Y CUECAS

El año de 1883 el Colegio Independencia [Americana] funcionaba en la Tercera Orden de San Francisco, en vista que su local se destinó para los trabajos del Congreso que convocara Montero. Como por encanto, el los sucesos del 25 de octubre, desapareció el piano del colegio. En los primeros días de noviembre, el local provisorio del Independencia fue ocupado por los soldados chilenos del batallón Aconcagua y el colegio dejó de funcionar. Cuando los del Aconcagua se fueron a Sachaca (fines de diciembre) dejaron al colegio sin bancas ni pizarras, hasta que con el conscurso de varios de sus profesores, vecino y autoridades el colegio logró hacerse de los muebles indispensables para su funcionamiento y el 18 de junio de 1884, se procedió a la solemne reapertura del querido plantel. Días después de este suceso, que podría considerarse como la segunda fundación del Independencia, el director se enteró que en la casa de préstamos de Cassini se ofertaba el piano que desapareció del colegio; inmediatamente el director y profesores fueron donde Cassini, identificaron al ´cimarrón´, se lo pusieron al hombro y lo llevaron de vuelta, y... ésta es la historia del piano, que por ´milagro´ no tocó marchas y cuecas. un pequeño añadido, se conoció del ´milagro´, pero nunca se supo del ´santo´ que lo realizó.
...//






Fuente:
- Juan Guillermo Carpio Muñoz, Texao: Arequipa y Mostajo : la historia de un pueblo y de un hombre, Volume III, 1983.

"A las Orillas del Chili" la marinera arequipeña recogida por Rosendo A. Huirse


De cómo las partituras dejan a su autor 
se vuelven al pueblo, 
y del pueblo al olvido, 
y del olvido al pentagrama,
y del pentagrama a SoundCloud.

No sólo los valses fueron la delicia de la sociedad peruana entre finales del XIX e inicios del XX, las marineras, que se popularizaron aún más luego de la retirada de la invasión chilena, fueron llevadas al piano por compositores populares. Pasaron a las regiones y tomaron sabor propio.

La Biblioteca Nacional del Perú guarda un tesoro musical inmenso para aquellos que nos afanamos en llenar los vacíos sonoros de la historia musical; en ésta ocasión el nombre del río tutelar de Arequipa fue motivo para una marinera titulada: "A las orillas del Chili", ésta partitura se encuentra en original y manuscrita a tinta en nuestra primera biblioteca.

El documento a primera vista nos indica la participación de otro notable músico del pueblo puneño, Don Rosendo A. Huirse (1880-1971), quien tuvo paso obligado por Arequipa en sus viajes hacia Lima y en la cual entabló amistad con músicos de la ciudad (en especial con Don Benigno Ballón). Don Rosendo recopila y arregla la marinera que seguramente escuchó de la memoria popular en alguna velada bohemia o de una banda en alguna retreta urbana.

Hay una obra homónima escrita por José Savas Libornio (Filipinas,1855-Lima,1915) autor de nuestra sonada y vigente Marcha de Banderas (compuesta en 1897). Don José fue Director General de Bandas del ejército durante el segundo gobierno de Nicolás de Piérola; y compuso: marchas militares, marchas fúnebres, ordenanzas, pasodobles, valses, polkas, fantasía, zarzuelas, melodías, descriptiva, mazurkas, boleros, danzas, cuadrillas... la obra que lleva el mismo título es un vals que recientemente ha visto la luz y está en el archivo de nuestro amigo José Félix García Alva, quién lo dió a conocer en su blog Nemovalse (aquí) en donde se puede observar el documento musical también titulado "A orillas del Chili" . Es un vals para piano que y iban tomando forma nacional, por lo menos en el nombre y en la intención del compositor, poco a poco iría afectando la estructura musical alejándose de sus antecesores europeos para salpicarse de nuestra pentafonía y rítmica peruana.



LA MARINERA

Volvamos a a la transcripción de Don Rosendo. La marinera arreglada para piano solo, incluye el 6 por 8 característico de nuestro baile nacional, en tonalidad de Re mayor, con sus 38 compases distribuidos en una pequeña introducción y dos partes con su respectiva repetición; es de formato corto con repetición DaCapo. La melodía está escrita en intervalos de tercera, lo que indicaría que muy probablemente tuvo letra para ser cantada y rítmicamente se tiene aún rítmicas de zamacueca bastante marcadas en el acompañamiento que el maestro Rosendo colocó a su arreglo para piano.

Compases iniciales de "A las orillas del Chili

Escuchemos "A las orillas del Chili"



Fuentes:
- Manuel Zanutelli, Canción Criolla- Memoria de lo nuestro, 1999
- Biografía de José Savas por Manuel Acosta Ojeda aquí
- Biografía de José Savas por Eddie W. Echegaray Fajardo aquí 
- Biografía de Don Rosendo A. Huirse aquí
- Blog Nemovalse, Vals "A orillas del Chili" aquí
- Transcripcion MIDI en Sibelius 6.0


viernes, 17 de enero de 2014

Tres yaravíes recopilados por Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz en 1851


File:Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz.JPG
CONTEXTO DE LA PUBLICACIÓN

En los inicios de la República, el personaje arequipeño Mariano Eduardo de Rivero (1798-1857) científico,químico, naturalista, geólogo, mineralogista, político y diplomático. Estudia en el Seminario San Jerónimo de Arequipa, para 1810 es enviado a Europa para continuar su educación en mineralogía y química.

Para 1823 retorna a Latinoamérica y encargarse de estudios científicos de su especialidad en Colombia. El gobierno del Perú lo nombra en marzo de 1826, director general de minería, agricultura, instrucción pública y museo. Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz funda en 1828 la escuela de minas de Lima (hoy Universidad Nacional de Ingeniería) y el primer museo nacional de historia natural, antigüedades e historia del Perú (hoy Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. En 1832 comienza su carrera como político, como diputado, consejero, inspector de obras públicas, jefe de Aduana en Arica, Gobernador de Junín y Gobernador de Moquegua.

Los yaravies que nos interesan aparecen en su publicación de 1851, la obra fue publicada junto a un co-autor llamado Johann Jakob von Tschudi, titularon la obra "Antigüedades Peruanas". Un libro que trata sobre el imperio de los Incas, su historia, origen, sistema de gobierno, conocimientos científicos, idioma, religión, costumbres y monumentos. En el prólogo, los autores agradecen a todos sus benefectarores económicos y reconocen el inicio de la investigación cerca de 1841, dentro de los agradecimientos también dejan ver que muchas de las láminas y gráficas que acompañan a la publicación fueron encargadas a artistas y dibujantes. Los yaravíes transcritos y arreglados, al parecer también fueron encargados a un músico de la época (posiblemente europeo) y tienen la característica de haber sido ajustados a la armonía y estilo clásico de la época (a lo Haydn o Mozart).

Carátula interior de la publicación Antigüedades Peruanas, 1851


DESCRIPCIÓN MUSICAL

Los yaravíes insertados en la obra titulan:

I. Haraví en Sol menor
II. Haraví en La menor
III. Haraví en Re menor

El primero de ellos tiene 36 compáses, respeta la forma binaria AB cada una con repetición (como los otros 2 yaravíes) , con una breve introducción. La melodía en terceras y las notas de adorno dejan la impresión de un canto a voces, con glissandos y apoyaturas. Por otro lado en el bajo se escucha el bordoneo típico del instrumentos acompañante original: la guitarra. 


Primeros compáses del Haraví en Sol menor

El yaravi en La menor es mucho más corto (24 compáses) y de un ritmo mucho más ágil; éste efecto se consigue por el incesante arpegio de acordes en la mano izquierda que acompaña a la melodía. El ritmo marcado y la melodía sin prolongaciones ad-libitum, nos muestra una canción mucho alegre (a pesar de estar en tonalidad menor en su primera parte).

La última transcripción, recurre al tempo lento y recitativo similar al Nro. I, el arreglista procuró adornar la introducción lo suficiente (en exceso diría) para que creara un efecto de balance con la languidez melódica del yaraví.

ALGUNOS COMENTARIOS

Los yaravíes colectados y de alguna forma forzados a permanecer en la escritura occidental, nos muestran, una vez más, su gran difusión en el territorio nacional. A pesar de no haber sido elaborados por un compositor, mantienen la armonía primigenia de su oralidad, que se puede comprobar al escuchar la música tradicional arequipeña en sus primeras grabaciones del siglo XX (casi 100 años después).

Los tres ejemplos mostrados crean una línea de obras para piano (aunque no sean composiciones originales) que continuarían con compositores de fines del siglo XIX, y que Daniel Alomía Robles recopilaría en sus apuntes musicales (contemporáneo de Claudio Rebagliatti quien también publicó yaravíes en su Álbum Sudamericano). Ésta línea discursiva de un yaraví que sobrevive en un instrumento como el piano es la que nos llama la atención, para que en un futuro no muy lejano creemos un repertorio pianístico que logre agrupar a nuestros cantos tristes. Si alguno de nuestros lectores tuviera noticia de versiones pianísticas similares a las que venimos comentando, le agradecería ponerse en contacto conmigo para poder incluirla en el repertorio mencionado.

Ahora escuchemos los ejemplos de las obras comentadas.




Fuentes:
Mariano Eduardo de Rivero, Antigüedades Peruanas, 1851. aquí
Imagen de Mariano Eduardo de Rivero en Wikipedia
Carátula de la publicación Flickr aquí
Transcripción MIDI en SIBELIUS 6.0

jueves, 16 de enero de 2014

"A orillas del Rímac" un vals de José Benigno Ugarte Díaz

La importancia de la obra radica en la "nacionalización" de los valses vienenes, agregándole el toque criollo peruano, además de la simplificación del vals europeo, haciéndolo fácil de escuchar, recordar , intepretar y difundir. "A Orillas del Rímac" se publicó en un formato corto y muy difundido por varios años.

Para la segunda mitad del siglo XIX la música de entretenimiento tenía a un compositor popular de gran actividad: José Benigno Ugarte Díaz (1857-1919), nació en Arequipa y desde muy pequeño recibió instrucción en la ciudad capital graduándose como abogado en la Universidad San Marcos. Según Raygada y otros su producción musical estuvo destinada al teatro.

José Benigno Ugarte Díaz (1857-1919)

Sobre la abundante producción de José Ugarte, Raygada realiza un gran listado de sus obras. Y sobre detalles de su vida, se puede revisar los enlaces en las fuentes de la presente. Es mencionado como compositor de importancia por Elvira Hercilla (música y compositora) en una conferencia dada en 1927 en la ciudad de Arequipa.

La partitura original de éste vals se publicó en la revista El Perú Ilustrado Nro. 59 en el año de 1889, está instrumentada para piano solo en tonalidad de La menor, de extensión corta y fácil ejecución. Desconocemos si la obra originalmente tuvo letra. Al compararla auditivamente con otras dos obras del mismo autor (Minué y Flamengo) notamos que realmente el dominio de la técnica pianística de J.B. Ugarte es mucho mayor que el que se muestra en el vals "A orillas del Rímac", quizá la intención original de su autor haya sido lograr su fácil ejecución y difusión entre aquellos que tengan las nociones básicas de lectura musical al piano. 

Mucha de la música de finales del 1800 se apoderaba del espacio sonoro de las veladas familiares y veladas literarias; espacios donde nacerían los futuros compositores aficionados al vals. Y obras como ésta inquietarían a los intérpretes a componer sus propias visiones musicales para acompañar las fiestas y reuniones urbanas.

Escuchamos la transcripción del Vals "A orillas del Rímac"



Fuentes:
Guía musical del Perú, Carlos Raygada.
Zoila Vega Salvatierra, Vida musical cotidiana en Arequipa durante el Oncenio de Leguía (1919-1930), ANR
Biografía e imágenes de José Ugarte Díaz en Ancestry Comunity aquí
Partitura original publicada por Nemovalse aquí
Transcripción MIDI en Sibelius 6.0




miércoles, 15 de enero de 2014

"Un recuerdo de Arequipa", vals inédito de Manuel Gámez y un pequeño trabajo de su hermano.


La mayoría de autores concuerdan que uno de los primeros vals criollos que se publican en el Perú son los de Eduardo Recavarren (Al pie del Misti) y Abelardo Gamarra (Ángel hermoso), dando inicio a la oleada de música criolla que se cultivaría con diferentes matices en la costa y en la sierra patria.

En el siglo XIX, Arequipa y sus familias acomodadas practicaban la música para piano de compositores europeos, ésta practica era común entre las mujeres, como parte de su dedicada formación.

Nos encontramos con una interesante obra titulada "Un recuerdo de Arequipa" obra escrita para piano de 160 compáses, inferimos que se publicó entre los años 1850 y 1860 (razones que luego explicaremos) y cuya partitura fue grabada e impresa en planchas de metal en París.

El autor de la obra es Manuel Gámez, nombre que no es común entre los compositores que siempre se nombran como arequipeños de renombre, seguramente porque sus creaciones no sobrevivieron a la pérdida de archivos familiares ni trascendieron del ambiente local. La primera noticia que tenemos de Manuel Gámez es una pequeña nota biográfica que lo refiere junto a su hermano Luis Gámez:

Manuel y Luis Gámez.- Entre los muchos pianistas y compositores de aquella época merecen mención especial. El primero, excelente pianista y el segundo ejecutante de mérito y profesor.
Luis Gámez dejó composiciones del carácter de la época: mazurcas, polcas, habaneras, entre ellas una mazurca de gracioso y elegante tema, arreglada después por Manuel Aguirre y que es: "Mazurca 1850" Manuel y Luis Gámez tuvieron estrecha amistad con Gottschalk, y ofrecieron con él algunos recitales. (1) 
No dejemos de mencionar que Luis Gámez tuvo como alumno a David H. Molina, quien comenzaría con fuerza el movimiento sinfónico en Arequipa y Bolivia.

Llama la atención que su destreza con el piano haya llevado a Manuel Gámez a compartir escenario junto a Louis Moreau Gottschalk (1829-1869) compositor estadounidense que estuvo por tierras latinas entre los años 1865 y 1868. Hablemos de éste encuentro. Gottschalk llega al Perú el 18 de octubre de 1865 y se presenta en el Teatro Municipal de Lima el 17 de noviembre, interpretando varias obras que necesitaban el apoyo de pianistas locales, entre las obras que ejecutaba con regularidad tenemos (algunas composiciones suyas) : Gran dúo de bravura sobre el Torvador de Verdi, Murmullos eólicos, El banjo, Zarzuela el loco de la Guardilla, Ojos Criollos... entre otras. Interpretó varios conciertos hasta el mes de enero de 1966 a dos pianos y a 4 manos, y fue ovacionado por la sociedad limeña.

Entre mediados de enero y el 18 de marzo Gottschalk se dirige a Arequipa, dando una nueva serie de conciertos y recitales, para lo cual suponemos que invitó a los hermanos Gámez, tal como lo refiere Adela Pardo en su nota biográfica.

Volviendo a "Un recuerdo para Arequipa", nos da mucho que pensar el título de la obra, pues Gottschalk acostumbraba titular y dedicar obras con el mismo inicio "Un recuerdo de...", en inglés: souvenir, y las dedicaba a las ciudades por donde pasaba, por ejemplo: Souvenir de la Suisse (1851),Souvenir de Lima (1855), Souvenir de la Havane (1859) Souvenir de Cuba (1860) y varias otras obras para piano solo. Quedaría la posibilidad cercana que nuestro compositor arequipeño Manuel Gámez tituló su obra bajo la influencia del viajero norteamericano, quizás hasta le ayudó a contactar a un impresor en París, lugar donde se formó musicalmente Gottschalk.

Manuel Gámez se casó con 19 de octubre 1862 con Soila Gutierrez, con quien tuvo 06 hijos, la última de ellas nació en 1882; esta fecha marca un espacio temporal en el cual el músico-compositor pudo haber tenido mayor actividad.

La obra tiene tres partes definidas: INTRODUCCIÓN, VALS Y CODA. Predominando la tonalidad de La bemol, con modulaciones a Fa menor y Mi bemol. La introducción es contrastante en sus recursos expresivos, es necesario hacer notar el PIU LENTO ¿acaso alguna reminiscencia local? Ya para la exposición y desarrollo del vals propiamente dicho se utiliza el tempo de 3 por 4 que es marcado constantemente por la mano izquierda a la usanza europea, bajo la formula conocida de bajo y acordes. La melodía del vals es claramente notoria y no requiere mayor dominio técnico, teniendo adornos de arpegios ligeros en la octava superior. Finalmente la CODA expone secuencias rítmicas uniformes de escalas descendentes que se dirigen a la tonalidad predominante.

La obra escrita original (como muchas otras) se encontraba en archivos de la Biblioteca CRM-LDL apareciendo imperceptible a primera vista en su listado, grande fue nuestra sorpresa al leer el título y mucho más al conocer sobre su creador.

Creemos que fue necesario hacer éste comentario sobre el vals, a raíz de ampliar la valiosa publicación realizada por el Dr. Augusto Vera Béjar, titulada EL VALS AREQUIPEÑO (2008). En la cual no se daba referencia a la creación de Gámez; además de seguir con la firme intención de llenar los vacíos que el olvido y descuido de nuestra sociedad ha ocasionado en la herencia musical de nuestra región y en el Perú.



Primera página del vals para piano "Un recuerdo de Arequipa"


Escuchemos el audio del Vals "Un recuerdo de Arequipa" de Manuel Gámez.

UN PEQUEÑO TRABAJO DE LUIS GÁMEZ

La fama de los hermanos Gámez, como buenos músicos y conocedores de los principios de armonía, los llevaron a ser reconocidos entre la sociedad de la segunda mitad del XIX, así Luis Gámez realizó encargos como arreglista de obras de piano que los aficionados realizaban. Tal es el caso del Sr. Diego Pozo quien requiere de los servicios musicales de Luis Gámez para lograr que su creación titulada "Un recuerdo del 13 de agosto de 1868" sea llevada al piano.

¿Pero que hecho resaltante sucedió el 13 de agosto 1868, históricamente sabemos que Arequipa sufrió los embates de un terremoto en todo el sur del país, el movimiento telúrico fue de 8 grados en escala Mercalli y que trajo oleadas que dejaron irreconocible gran parte de la costa sureña (especialmente Arica, en ese tiempo territorio peruano). ¿Acaso la marcha es un recuerdo por los caídos en el fenómeno natural?

Otra probabilidad menos trágica del origen de la música es de causas netamente sociales, quizás un cumpleaños o sencillamente el hecho de dedicar afectuosamente parte de las meditaciones musicales del autor. Y resulta curioso el hecho que el titulo "Un recuerdo..." nos remonte, una vez más, a su hermano... por consecuencia a Gottschalk.



Facsímil de "Un recuerdo del 13 de agosto de 1868" por Diego Pozo

La obra tiene una dedicatoria (como comúnmente se colocaba en la parte superior de las obras de la época que eran llevadas a imprenta; está dirigida al S.D. (Señor Don ?) Diego Butrón. Pasando a una descripción formal, tenemos un compás en 4 por 4 pero se visualiza una especie de marcha no marcial en tonalidad de Re menor, las melodías armonizadas en intervalos unísonos de terceras (lástima que sólo podamos apreciar el facsímil y no poder observar claramente el desarrollo melódico). 

La publicación está gráficamente adornada con entrincadas ramas (que parecieran laureles) que cubren a instrumentos de bronce y cuerda. En el centro la obra.  Se lee que publicada en 1872 y la hemos rescatado de la publicación escrita por el arequipeñista Juan Guillermo Carpio Muñoz, quien a su vez la obtuvo gracias a la colaboración de Sr. Guillermo Small Butrón.

*Nota agregada 04/12/2016
Según el notable Francisco Mostajo, la música de la "Canción guerrera de los hijos del Misti" es de Luis Gámez, esta marcha fue considerada el himno de Arequipa hasta primeras décadas del siglo XX.

Fuentes:

(1) Adela Pardo Gámez de Belaunde, Arequipa su pasado, presente y futuro, 1967.
- Carlos Raygada, Guía Musical del Perú, 1956.
- S. Frederick Starr, Louis Moreau Gottschalk, 2000.
- Vernon Loggins, Where the Word Ends: The Life of Louis Moreau Gottschalk, 1958.
- Transcripción MIDI en Sibelius 6.0
- J.G. Carpio Muñoz, Texao: Arequipa y Mostajo : la historia de un pueblo y de un hombre, Volumen 1, 1983
- Sobre el terremoto de 13 agosto 1868, http://cavb.blogspot.com/2011/08/el-dia-que-se-acabo-el-mundo-en-arica.html




domingo, 12 de enero de 2014

"Himno a Mollendo" por el Padre CARLOS F. CASELLI IBÁÑEZ O.F.M.


El padre Carlos F. Caselli es el autor de la letra y música del Himno de Mollendo. Clérigo de la Orden de Frailes Menores, Ordo Fratrum Minorum (O.F.M.), una orden regular religiosa católica franciscana. 

El sacerdote franciscano D. Carlos Caselli Ibáñez, nació en la ciudad de Arequipa el 31 de enero de 1906. Hijo de Don Vicente Caselli y de Doña Raquel Ibáñez, se formó en un digno hogar, en compañía de cinco hermanos.

Vehículos en Mollendo, 1950

Sus estudios los realizó en el Colegio Seráfico de Arequipa. A la Orden Franciscana ingresó en el año de 1924, haciendo un año de noviciado en el Convento Máximo de San Francisco de Jesús de Lima

El arzobispo del Cuzco, Monseñor Pedro Pascual Farfán, lo ordenó sacerdote en el año de 1931, en el Cuzco.

Ha sido profesor en los Colegios Franciscanos de Arequipa y Cuzco, fundando en el primero, la revista “Calienes”. En 1946, compuso la letra y música del Himno de Mollendo. El es también autor de la letra del Himno de la Unidad Escolar Deán Valdivia, del Puerto. En 1947, edita su primer libro de poemas, titulado: “Sinfonía Patria”. La crítica de los entendidos le fue de lo más favorable, incluyendo al renombrado poeta arequipeño, César Atahualpa Rodrízquez.

El 04 de octubre de 1955, cumplió en Lima, sus Bodas de Plata Sacerdotales, siendo sus padrinos el Dr. Gil Rivera Plaza, la Sra. Rosa G.Z. de Rivero Plaza, el Sr. Juan C. Bákula y la Sra. Antonia Patiño de Bákula. Ese mismo año fundó el Centro Educativo de Primaria en Mollendo con R.M. 3511-E.D. que posteriormente se convertiría en el Colegio San Francisco de Asis de Mollendo.

En el año de 1956 publica su libro, que tituló: “Poemas Franciscanos y Cristianos” En este libro, en la parte correspondiente a Incienso Lírico, (resaltando el poema titulado “Monograma”). Escribió también la letra del Himno a Nuestra Señora de Caima.


Podemos citar como obras musicales: Canción Mollendina, Serenata Mollendina y Nostalgia Mollendina. Pero su aporte cumbre a Mollendo el himno, cuya letra y música la compuso en 1946, el Consejo Provincial de Islay recién lo declaró oficialmente Himno de Mollendo el 28 de julio de 1950.

Obras musicales:

- Himno de Mollendo, 1946
- Himno al Cuzco, 1944
- Himno de la Unidad Escolar Deán Valdivia
- Himno a Nuestra Señora de Caima (letra)- Himno a la Virgen del Milagro (letra)
- Canción Mollendina 
- Serenata Mollendina
- Nostalgia Mollendina.


Es una investigación pendiente para la música peruana difundir sus obras (de las cuales desconocemos partituras) seguramente guardadas en los archivos de la orden religiosa o en los centros de estudios donde fue profesor. Llegó a nuestras manos la versión para piano del Himno a Mollendo.


Carátula de la partitura original del Himno de Mollendo, Editada por LA ROSA HNOS, 1950.


El Himno de Mollendo

Coro

Como espuma del mar exaltemos
de Mollendo el patriótico afán;
como nube en la azul lejanía
mantengamos un alto ideal
¡juventud mollendina a tus playas,
canta el mar su canción de poder,
y la brisa te trae el mensaje,
de belleza y respeto al deber!


Estrofas

I
En la historia la patria nos habla,
con acento de heroico clarín,
conquistador por ella en presente
con la vista hacia un bello confín
modelemos con fe el gran mañana
que nos lleve a su nívea altitud
y en su nombre fijemos la enseña
de honradez, patriotismo y virtud.

II
Tierra noble que sueña imposibles
de rebelde misterio en la faz;
la que gesta en la entraña el granito
de un empeño encendido y tenaz;
la que vive en un largo heroísmo
con sonrisa de estoico desdén,
y en sus grises arenas ha puesto
de las flores del arte un Edén.

III
El azul de tu cielo engalana
es acero templario y audaz;
tu bandera de espuma y de grana
es un grito de fe y libertad.
En tus rocas que el sol abrillanta
canta un himno tu esfuerzo vital,
y en tus olas se empeña el combate
de las fuerzas del bien y del mal.

IV
¡Oh Mollendo!¡Borrasca y remanso
es tu historia que escribe la mar;
batallar es tu heroico descanso,
tu destino es luchar y triunfar!
¡bien mereces tu suerte altanera
que no pudo el dolor doblegar!...
¡adelante!¡a empinar la bandera
del progreso en la lid y en la paz!

V
¡Nadie intente tus glorias serenas
con palabras de sombra empañar,
que esta hirviendo la sangre en tus venas
y es león este pueblo de mar;
que si es noble y sufrido en la calma
y es amigo cordial en la paz
gestará tempestades en el alma
si pretenden su estrella apagar!...

***



Imágenes agregadas el 02/02/2016:






Fuente:
-Mollendo, roca solitaria; P R Arrieta Málaga Editorial Universitaria, 1972
-Archivo personal
-Transcripción MIDI en Sibelius 6.0
-Diario Prensa Regional, versión digital

sábado, 11 de enero de 2014

Ejercicios para músicos (2da parte)

Antes de ensayar a estirarse ! Les dejo una colección vídeos, muy buena, que muestran la preparación muscular para las largas horas de ensayo; para los estudios de piano, violin, guitarra, y otros en los que el manejo de brazos y postura es fundamental.